Cuando hablamos de museos, generalmente los vemos como opciones aburridas y la mayoría de las veces ni siquiera los consideramos en nuestros planes. En esta oportunidad les presento un lugar muy especial, que nadie puede perderse la oportunidad de ir a visitar y conocer sus propuestas:

En 2009 abrieron las puertas del museo Anna Frank en Buenos Aires, cuenta con una réplica de la casa original en Ámsterdam, Países Bajos llevándote a vivir una experiencia de los más real sin la necesidad de tener que viajar miles de kilómetros. Para hacerlo aún más interesante, hay una estantería móvil que servía como entrada al Anexo y también se extiende por dos salas una línea de tiempo que muestra de forma
paralela la expansión del nazismo y la evolución de la familia Frank.

En otra parte del museo se puede encontrar un sector dedicado a la dictadura militar de 1976 y referencias a situaciones actuales de los derechos humanos. El museo está ubicado dentro del Centro Anna Frank Argentina, ubicado en la calle Superí al 2647 (Coghlan, Ciudad Autónoma de Buenos Aires), y este ofrece muchas otras actividades, principalmente dirigidas a jóvenes. La más llamativas para mí son:

  • Los guías son voluntarios de entre 15 y 25 años.
  • Hay un concurso literario, y si ganas… ¡Viajas a Holanda! Además los escritos seleccionados serán publicados en un libro.

Los horarios son: de martes a sábados de 14 a 19 horas; y los precios vigentes hasta julio de 2018 son:
Entrada General: $75
Estudiantes, docentes y jubilados: $60
Durante el año, los jueves entre las 16 y 19 horas hay 2×1.
Para más información sobre el museo y los proyectos del centro, les dejo su página web:
https://www.centroanafrank.com.ar/

Foto de portada: JonySniuk.