Actualmente, Argentina se encuentra en una posición privilegiada en el escenario internacional, en especial en el ámbito político y decisorio de la agenda multipolar. Además de albergar en este momento la 11a Cumbre Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), también estará a cargo de la presidencia temporaria del G-20. Como resultado, el país será la primera sede sudamericana del G-20 y de la OMC.

Tal protagonismo forma parte del plan de inserción internacional de Argentina de la agenda de Cambiemos, la recién fundada coalición política que llega al poder con un plan de liberalización en las agendas doméstica y externa. En el ámbito interno, se da lugar a políticas liberales, y en el ámbito externo, se defiende la agenda occidental de libre comercio. De esta manera, por detrás de la búsqueda de destacar el país en el escenario mundial de intercambio, queda claro el alineamiento entre la misión principal de la OMC y la agenda actual del país que la alberga.

En palabras simples, la principal misión de la OMC es crear seguridad en el sistema de comercio internacional. En líneas generales, se trabaja para que los exportadores tengan la seguridad de que los mercados estarán abiertos a sus productos y que los compradores tengan la seguridad de tener el acceso a la mayor variedad de productos que lo necesiten por el precio más competitivo.

Sin embargo, como las decisiones de la OMC usualmente se adoptan por consenso, para después ser ratificadas internamente por cada país, la coyuntura actual presenta un gran desafío por distintas razones. En primer lugar, porque hay que encontrar un denominador común en una serie de temas entre 164 países extremadamente desiguales, pero que representan alrededor del 98% del comercio mundial.

En segundo lugar, por el propio cuestionamiento actual en contra del sistema de comercio mundial vigente, en especial por parte de los Estados Unidos. El país que por los últimos setenta años ha tutelado el sistema, ahora lo cuestiona bajo una perspectiva antiglobalización del America First. De esta manera, la administración Trump cuestiona dos elementos centrales que ordenan el comercio internacional: la cláusula de la nación más favorecida y el sistema de la solución de controversias. El primero prohíbe la discriminación en el comercio mundial, la regla más básica del sistema con el objetivo de evitar un tratamiento diferente. La segunda crea un sistema de arbitraje autónomo y multilateral para evitar con que países específicos obtengan el monopolio de la decisión de juzgar las malas prácticas de otro país.

America First da lugar a un proteccionismo ascendente. Además, el cuestionamiento del sistema de comercio liberal no es exclusivo a los EEUU, sino que partió de los países en desarrollo hace décadas.

¿Se volvió obsoleto el sistema de comercio mundial? Muchos indican una respuesta positiva. Sin embargo, por más que se indique la necesidad de rediseñar el sistema, no se propone una alternativa eficiente. Como resultado, la Ronda Doha sigue bloqueada y los grandes países siguen favoreciendo el bilateralismo, donde no se encuentra no está la solución.

La agenda formal de la OMC no incluirá ningún tipo de reforma o autocrítica. Es probable, sin embargo, que el tema esté presente en las agendas informales simultáneas. Adicionalmente a todas las circunstancias, quedan para Macri tres desafíos principales: asegurar la seguridad de los líderes mundiales, desarrollar el rol de facilitador de las discusiones e incluir la agenda regional en el documento final – quizás el más grande desafío.

Con consenso regional latinoamericano, los temas principales para la región son inserción laboral, infraestructura para el desarrollo y seguridad alimentaria. Por otro lado, aún no está claro si Argentina buscará debatir e incluir en la agenda el tema tabú del reclamo histórico de los países emergentes contra los subsidios agrícolas de los países más ricos.

De esta manera, frente a la visita de Jefes de Estado, Ministros de Relaciones Exteriores y de Economía, entre el 10 y 13 de diciembre, la administración Macri tendrá grandes desafíos, pero también oportunidades, en especial para la inserción de Argentina en el escenario de comercio mundial.

Foto de portada: ..