Si tenés un uso activo de las redes sociales, seguro te cruzaste eventualmente con un post donde te mostraban que, si borrabas de una foto de un gabinete o una reunión gubernamental internacional a todos los hombres, quedaban, en el mejor de los casos, dos o tres mujeres solas en la inmensidad del espacio de la foto. Es que encontrar representantes femeninas muchas veces es casi tan difícil como encontrar a Wally.

Para las mujeres, llegar a los puestos de máxima conducción política es, en gran parte, una tarea titánica. En 2015, sólo 19 países eran gobernados por mujeres, sean jefas de Estado o de Gobierno. En 2017, esta cifra cayó a 17 (sumando a la recientemente electa Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern).

Argentina es un país especial. Si bien hemos tenido dos presidentas mujeres en nuestra historia, lo cual es un enorme logro, en cuanto a ministerios y secretarias no llegamos al 4: según un análisis de CIPPEC, las mujeres ocupan sólo el 22% de los cargos políticos jerárquicos del Poder Ejecutivo, incluso cuando representan alrededor del 50% de la fuerza de trabajo empleada en la administración central.

A pesar de que gobierno actual mantuvo la tendencia del gobierno anterior con ese 22%, lo cierto es que, sí se observa una caída en la participación de las mujeres en los puestos de conducción ministerial. En 2011, 3 de 16 ministerios estaban a cargo de mujeres (19%), mientras que en la actualidad, y luego de la renuncia de la canciller Susana Malcorra, la relación es de sólo 2 de 21 ministerios (9,5%). Sin embargo, la peor distribución de equidad se encuentra a nivel de las secretarías: solo el 13% de las 82 secretarías existentes son dirigidas por mujeres. Por otra parte, hay dos ministerios en donde no hay ninguna mujer en cargos de conducción política: el de Defensa y el de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. A su vez, hay 7 ministerios que tienen menos de un 15% de sus cargos políticos ocupados por mujeres.

Es interesante, finalmente, observar cuáles son los ministerios donde hay más mujeres. Así como en las actividades económicas las mujeres son desplazadas hacia determinados ámbitos, por lo que hay ministerios predominantemente masculinos y ministerios predominantemente femeninos que imitan dicha distribución. Entre los primeros, además de Defensa y Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, se encuentran Interior, Obras Públicas y Vivienda y Agroindustria (ambos con 14% de mujeres en 2016).  Entre los segundos, se encuentran mayoritariamente los que tratan con temáticas sociales: Desarrollo Social (56% de mujeres), Educación (27%) y Salud (40%). Para la felicidad de mis amigas internacionalistas, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto tiene un 38% de mujeres en sus filas.

“El diseño e implementación de políticas que neutralicen los distintos mecanismos de segregación ocupacional que hoy pesan sobre las mujeres en su desarrollo profesional pueden ayudar a resolver esta inequidad” (CIPPEC, 2016).

Foto de portada: ..