“El ciclo de la ilusión y el desencanto”,  así titularon Pablo Gerchunoff y Lucas Llach, en el año 1998, su libro sobre un siglo de políticas económicas argentinas. El título no puede ser más preciso, y parece como una condena, una cadena perpetua al sometimiento de ese ciclo perverso, compuesto de promesas y de oportunidades perdidas.

¿Son estos tiempos que corren una vuelta de la misma rueda? No lo podemos saber con exactitud. Lo cierto es que la Argentina tropieza con la misma piedra hace más de un siglo y que hay una presente voluntad de dejar de caminar en círculos.

El próximo 22 de octubre son las elecciones generales legislativas. En los próximos dos años de gestión, el oficialismo sería primera minoría en las cámaras legislativas, por lo cual deberían negociar acuerdos y buscar consensos para influir en las variables de la economía, que aún acarrean distorsiones después de años de atraso cambiario, control de capitales, tarifas congeladas y creciente déficit fiscal.

Los 7 puntos de la ilusión en el corto plazo son:

CRECIMIENTO

El PBI argentino se expandió 2,6% en el último año, en una lenta salida de la recesión. El ministro Dujovne pronosticó una tasa “entre 3% y 4% anual” por “muchos años”.

INFLACIÓN

En los últimos 12 meses, Chile acumuló una inflación de 1,7%, mientras que la de Brasil fue de 2,7% en un año. Argentina aspira a una tasa del 5% anual recién para 2019.

INVERSIONES

El Gobierno prevé un crecimiento de la inversión del  10% en 2017. Hoy alcanza el 20% del PBI, pero hace un siglo (entre 1900 y 1930) superaba el 30% del PBI, según Ferreres & Asociados.

CUENTAS FISCALES

El Gobierno apuesta a una baja “gradual” del peso del déficit respecto del PBI. Hoy el rojo financiero (que incluye pagos de deuda) ronda el 6% del PBI, apenas debajo del de 2015.

IMPUESTOS

En 2018 el Gobierno complementará la Ley de Responsabilidad Fiscal con una Reforma Tributaria. Proyecta bajar el gasto público al 33% del PBI para 2023.

APERTURA COMERCIAL

Argentina registra déficit récord en 2017, pese a su escasa participación en el comercio global. Exporta solo el 15% de su PBI, mientras que el promedio mundial es casi 30%.

FRENTE EXTERNO

Favorece a la Argentina, por los precios estables de materias primas y las bajas tasas de interés. El FMI calcula un crecimiento global de 3,5% para 2017 y 3,6% para 2018.

No podemos afirmar con seguridad que este camino de crecimiento y desarrollo que se pretende tomar, es real y no es parte de la etapa ilusoria propia de ese ciclo perverso. Pero no nos queda más opción que ser positivos y apostar a favor con el voto, sino podría ser otra oportunidad perdida.

Fuente: Juan Gasalla para Infobae y consultora Orlando Ferreres & Asociados.

Foto de portada: -.