Quizás llegue un día en que encuentres que tu auto no da más o en que, quizás, respondas más a un “capricho propio”. En cualquier caso, estás por comprar un auto. Por internet hay miles de guías que te van a explicar cuáles son los pasos a seguir para comprar un auto pero ninguna se adapta a la Argentina. El mercado argentino es un tanto particular y muchas de las reglas que aplican a países más organizados, donde se hacen las mencionadas guías, no aplican al nuestro, aunque quizás sí sirvan para ayudarte a elegir la marca y el modelo de auto que te guste. Así que, estando eso cubierto, pasemos a la guía argentina de compra de un auto 0 km.

-No convalidar sobreprecios: En los últimos años, por los efectos de un mercado con mucha demanda y restricciones a las importaciones, algunos concesionarios decidieron dejar de ofrecer sus autos al precio sugerido por la marca “de lista” y llegaron a aumentar los precios en hasta un veinte por ciento. Como resultado, estos concesionarios percibieron ganancias extraordinarias y muchos consumidores compraron sus autos caros en un mercado ya de por sí carísimo. La solución es simple: en cuanto un concesionario te pasa un precio por encima del “de lista”, enfilás hacia la puerta y te vas. En Capital Federal hay muchos concesionarios que sí respetan el precio “de lista” y, si no, especialmente para autos más caros/exclusivos, siempre habrá algún pueblo en el interior que tenga una unidad que no pueda vender. Por lo tanto, vale la pena averiguar.

Confirmar el número de chasis: Probablemente, la mayor mentira de los vendedores de autos de la Argentina: “No tengo en stock en este momento pero están llegando al puerto X unidades en este momento. Vos aboná tranquilo que en un mes lo tenés”. Si en la Argentina te dicen esto, lo más probable es que el auto ni haya salido del lugar de origen ni sepan si va a hacerlo. Recomiendo siempre comprar autos que se encuentren en stock pero una alternativa es, al momento de señar, pedir el número de chasis, de motor y color de la unidad en cuestión. Si te pueden dar esta información, efectivamente el auto está en camino. En caso contrario, es sólo una manera de recibir un préstamo en pesos sin interés.

Evitar los planes de ahorro: Los planes de ahorro son una alternativa tentadora dado que sus cuotas se ajustan al valor de lista del auto al momento del pago, por lo que se ven como una forma de “ahorrar” en autos en un contexto inflacionario. El problema es que, en primer lugar, carecen de liquidez, ya que es muy difícil vender un plan. En segundo lugar, los planes de ahorro te dejan a merced del concesionario al momento de patentarlo y entregarlo. Esto suele causar que se cobren tarifas excesivas al momento de realizar dichos trámites que el consumidor tiene que acatar sin chistar. Siempre es mejor patentar el auto uno mismo. Habiendo dicho esto, SÍ es recomendable aceptar cualquier plan de pago con un CFT inferior a la inflación proyectada, incluso aunque se

Foto de portada: ..