¿Qué está pasando en Brasil? El miércoles pasado salió a la luz de los medios una grabación en formato de audio donde el Presidente de Brasil, Michel Temer, daba aval sobre una serie de sobornos al ex titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, con la intención de comprar su silencio ya que el ex legislador se encuentra preso, condenado bajo la causa de la Operación Lava Jato por corrupción.

Cunha es además considerado el arquitecto del juicio político que destituyó a la ex presidenta brasilera, Dilma Rousseff, y también quien impulsó a Temer como Presidente. Sin embargo, cuando la justicia lo acorraló por corrupción, ningún aliado acudió a salvarlo y perdió así su cargo. De allí, la necesidad de su ex adepto, Temer, para comprar su silencio ante el miedo de que Cunha realice alguna denuncia ante la Justicia por desprecio y recelo desde la cárcel. Sin embargo, Temer no es el único afectado por dicho audio. Aécio Neves, principal aliado del Gobierno de Temer y presidente del conservador Partido de la Social Democracia Brasilenia, había solicitado una suma de dos millones de reales que terminaron en la cuenta de Zeze Parrella, otro senador y primo de Neves.

La grabación se dio a conocer por primera vez a través del diario local O Globo. Efectivamente, puede escucharse como Temer autoriza un pago de dinero a Cunha para evitar que haga denuncias. El audio fue entregado a la Corte por parte de los hermanos Joesley y Wesley Batista,  dueños del frigorífico más grande del mundo, JBS, y representando la primera prueba de corrupción irrevocable contra Temer, quien ya había sido acusado en otras ocasiones principalmente por financiar ilegalmente su campaña electoral como vicepresidente (antes de ser presidente). El empresario Joesley Batista había escondido la grabadora entre su ropa antes de entrar a la reunión con el Presidente el pasado 7 de marzo. Esta evidencia física podría abrir una investigación que desemboque en la destitución del presidente brasilero.

¿Qué motivos tuvo Joesley Batista para grabar a Temer? El dueño de JBS también se encuentra acorralado bajo el marco de Lava Jato por corrupción. Entregando dicho audio, los hermanos Batista esperan beneficios a cambio. La amenaza de Lava Jato contra los Batista comenzó en Julio del año pasado cuando se iniciaron las investigaciones sobre sus empresas. Los fiscales intentaban averiguar si los empresarios habían pagado sobornos para la liberación de recursos mediante fraudes a fondos de inversión, en un caso relacionado a Cunha. Se lo acusó a Joesley  de permitir que su firma sobornara a funcionarios que le permitieran vender carne adulterada  con el uso de ácidos y sustancias cancerígenas para poder vender cortes vencidos o en mal estado. Este percance significó una crisis colosal en el sector y una profunda baja económica.

¿De qué posibles salidas pueden hablarse? Los desenlaces más hablados hoy, son la renuncia y el impeachment. Por un lado la posibilidad de renuncia del presidente sería factible dada la gravedad que representan las acusaciones y la oposición en coalición entre el Partido de los Trabajadores y algunos aliados de Temer que ya pidieron la destitución. Además de ello, la presión a nivel nacional es inmensa. La noticia representa crisis en Brasil y por ello hubo ya manifestaciones a favor de la renuncia del Presidente en varias ciudades brasileras. Sin embargo, hoy por hoy esta salida es poco probable ya que Temer se resiste a renunciar, defendiéndose ante las denuncias. El otro posible desenlace podría ser a través del impeachment en el Congreso. Sería algo similar al caso de Rouseff: un lento juicio político.

Ahora, ¿Qué significa todo esto para Argentina? La relación es directa: Brasil es el socio económico más grande de la Argentina, a quien le vendemos el 15% de todo lo que exportamos al exterior. Por ello, el primer impacto que tuvo el escándalo de corrupción brasilero en la Argentina fue económico: los mercados financieros se desplomaron, las monedas se devaluaron contra el dólar y la incertidumbre permanece en el aire. Si este percance continuara por frenar la recuperación de la industria, varios indicadores de nuestra economía local se verán afectados; en palabras de nuestra ex- canciller, Susana Malcorra: “Si Brasil estornuda, nosotros tenemos neumonía”.

Por otro lado, podemos hablar de posibles repercusiones políticas. En épocas de negociación entre el Presidente Mauricio Macri con la Unión Europea y el Mercosur, la inestabilidad de Brasil es un punto en contra. Si bien nuestro presidente confía en que las instituciones brasileras funcionan bien y podrán poner fin a la crisis de manera rápida, los tiempos de La Unión Europea y el Mercosur son otros, y hoy por hoy, la crisis brasilera despierta desconfianza y temor por la inestabilidad. Estos son factores que pueden jugar en contra a la hora de firmar acuerdos.

Foto de portada: PMDB Nacional. .