¿Qué es arte? ¿Qué no es arte? ¿Quién determina esto? En los últimos años la discusión de si la moda es arte ha tomado un rol principal en la agenda pública. Arte es el concepto que engloba todas las creaciones realizadas por el ser humano para expresar una visión acerca del mundo, ya sea real o imaginario. Mediante recursos plásticos, lingüísticos o sonoros, el arte permite expresar ideas, emociones, percepciones y sensaciones. Según esta definición, entonces ¿por qué la moda no puede ser considerada como arte?

El Metropolitan Museum of Art y Anna Wintour, editora general de Vogue, han sido dos de los principales líderes de esta discusión. Debido a que Vogue es una de las instituciones más reconocidas mundialmente, Wintour es como si fuera el Pope de la moda. Lo que ella dice es ley y lo que no, desaparece. El pasado 15 de abril se estrenó un documental llamado “El Primer Lunes de Mayo”  que muestra una mirada al interior de la moda en su nivel más exclusivo: desde el backstage de los desfiles de la semana de la moda en Nueva York a las reuniones personales con Wintour. La película, que recibió 4 estrellas, muestra la fusión entre la mirada de Wintour y Andrew Bolton, jefe curador del instituto de moda del MET, para crear una de las exposiciones más influenciables del mundo. Ésta exposición genera que miles y miles de personas hagan filas interminables  dentro del museo solo para lograr estar, durante unos minutos, cerca de las creaciones de la moda más importantes de hoy en día.

En el 2015, la exposición “China: Through The Looking Glass,” recibió más de 761.000 visitantes que, recorriendo las galerías del ala de Arte Asiático del MET, lograron la fantasía de transportarse al interior de la cultura China. Allí, se conjugaban la alta moda, películas, música y objetos de arte que combinados entre sí  lograron producir una profunda inmersión en una muestra que intenta ir más allá del simple arte tradicional exhibicionista. El punto que trata de demostrar Bolton es justamente que la moda es arte con la única diferencia que uno puede hacer uso de ello; la moda no es arte tradicional sino que es más bien como un conjunto de instalaciones contemporáneas que muchas veces no solo pueden ser observadas detrás de las puertas de un museo, sino también en las calles. Este año Bolton y Wintour subieron la vara nuevamente, creando una exposición aún más grande que la del año pasado, esta vez, la nombraron “Manus x Machina” para reflejar el matrimonio entre la moda hecha a mano versus aquella que incorpora la tecnología.

Por más de que dos potencias de la moda unan sus esfuerzos en tratar que la moda sea cada vez más prestigiosa y reconocida como parte del arte en el mundo cultural, aún no han podido convencer de esta importancia a otros líderes de su industria como Karl Lagerfeld y Miuccia Prada. Esta última dijo: “la moda puede ser arte, la moda puede no ser arte… Pero al final del día, ¿a quién le importa?” Una de las explicaciones más comunes expuestas en el documental sobre por qué el mundo del arte tiende a despreciar y desclasificar a la moda es que esta última sigue siendo considerada un espacio para ser utilizado por una mujer sin tener en cuenta el hecho de que muchos de los mejores diseñadores del mundo son hombres.

“El jurado aún está deliberando sobre si la moda puede ser realmente un arte y merece estar dentro del Museo Metropolitano,” dice Rossi, director del documental. “Así que al caminar a través del museo y mirar por encima del hombro el proceso [de Bolton], se llega a apreciar lo que hace el MET de una manera nueva, que desafía nuestras ideas preconcebidas acerca de la institución así como también refuerza algunos de los estándares de excelencia.”

Con la nueva exposición se afianza la idea de que la moda es arte, a la vez que dicha afirmación genera mucha controversia. ¿Acaso el arte sería considerado arte si se utilizara la ayuda de las máquinas modernas? Bolton dijo que lo que separaba a la alta costura del pret-a-porter es que la primera se basa en el trabajo a mano mientras que la segunda, en el trabajo a máquina. Sin embargo, esta diferencia ya no es tan clara como solía serlo: “Recientemente esta distinción se ha ido borrando ya que ambas disciplinas se han prestado de las prácticas y técnicas de la otra. Manus x Machina reta las convenciones de esta dicotomía y propone un nuevo paradigma para nuestra nueva era tecnológica”. Ahora, con la incorporación del eje de la tecnología, entra más en jaque la discusión de si la moda es o no es arte. La tecnología es una herramienta que, con el transcurso del tiempo, ayuda a potenciar la capacidad creativa de los diseñadores. Más que pensar a la tecnología y lo hecho a mano como opuestos, se deberían pensar como complementos, ya que juntos lograrán hacer las cosas más innovadoras que nunca. Eso es el arte innovador y creativo.

¿No es acaso arte toda expresión subjetiva que invite al sujeto a expresar aquello que quiere? La moda es también una expresión… Siguiendo con esta línea de pensamiento y considerando la importancia que ha tomado en ámbitos muy prestigiosos dentro del mundo artístico, podemos concluir, por lo tanto, que la moda es, efectivamente, un arte.

 

Foto de portada: .