Este semestre, Di Tella ofreció una nueva materia llamada “Nuevas Tecnologías”, que consta de diversos módulos donde se ve un sinfín de temas referidos a la aplicación de la tecnología en la comunicación. Uno de esos módulos, dirigido por Julián Gorodischer‎ y titulado “Nuevas Tecnologías y Cultura”, se basó en la creación grupal de un fotorreportaje para conocer a personajes que frecuentamos todos los días y que a veces no registramos.

Acercate a conocer a los guardias de la Di Tella. Nosotros ya empezamos.

Agustín

Formoseño, padre de Agustín, tereré

– Si te atacaran siete barras de River, ¿Qué super-poder elegirías para defenderte?

– En verde no me voy a convertir así que elijo a Superman, algo más normal.

Lo “normal” para él es tomar tereré todos los días, algo que hace sin falta, nos cuenta con su termo violeta y su vaso de Taragüi en mano. Una costumbre que sin duda buscará inculcar a su hijo, Agustín, a quien más
protege fuera del horario de trabajo.

No siempre quiso ser guardia. En sus inicios, deseaba ser gendarme, como su padre, quien sin embargo no quería que su hijo pasara por lo que él había pasado.

Con sonrisa tímida: “Mi vocación es proteger y servir. Ser un guardia de seguridad es lo más parecido a eso”.

Créditos: Felipe Beliz, Josefina Domínguez Iino, Yazmin Servidio Heddad.

 

 

Fernando, “el Tucu”

Soñador, luchador, protector

“Tuve la oportunidad de llegar a Buenos Aires a través de una persona que me trajo a La Plata. Pasamos las mil y una. Él se volvió, yo me quedé”.

Fernando Javier Valencia se quedó porque tenía demasiados sueños como para volver a Salta. Quería terminar la secundaria y conseguir un trabajo mejor.

Lo logró y no paró ahí.

Tiene dos hijas, Milagros y Abigail. La más grande, de doce años, terminó la primaria siendo escolta.

“Ese es otro sueño que cumplí: ver a mis hijas estudiando y preparándose para un futuro incierto”.

“Estoy más que seguro que, con tiempo, esperando y, siempre y cuando Dios conceda vida, podemos lograr nuestros sueños”.

Créditos: Candela Llobet, Felicitas Rimini, Melissa Saidon.

 

 

Jorge

Anteojos, amigable, boxeador

En 1982, luego de tres años de servicio militar, nuestro guardia tuvo la suerte de no ser enviado a combatir en Malvinas. Jamás se habría imaginado que tiempo después volvería a escaparle a la muerte. Tras dejar el servicio militar se volvió camionero, tuvo un accidente y quedó incapacitado para seguir conduciendo.

“No puedo hacer trabajos pesados, entonces me dediqué a esto”.

Puede que ser guardia no sea la vida que soñó, pero no deja de ser importante para él, porque como padre y abuelo, sabe que lo que en definitiva está protegiendo, en la Di Tella, son “chicos, porque siguen siendo chicos, a pesar de que hay algunos que son grandes, que ya tienen sus 40”.

Créditos: Isabela Ortiz, Ignacio Rebasa, Sofía Maid.

 

 

Mauro

Tímido, amable, trayectoria

– ¿Te gusta trabajar acá?

– Y…trabajo acá hace doce años.

Los alumnos van y vienen. Los guardias permanecen. Conocen la facultad mejor que nadie, todo lo que pasa adentro y mucho de lo que no nos enteramos.

– El primer año entran de una forma y en quinto salen de otra…- dice Mauro.

Y ellos, ¿cómo habrán cambiado en estos años? ¿Qué les habrá dado este espacio?

– Todavía no tuve el agrado de cruzarme con algún alumno fuera de Di Tella, o ir a tomar algo con ellos.

Están ahí, anónimos, tras su velo de misterio.

Créditos: Chloé Deniard, Tomás San Miguel, Marina Parma.

 

 

Ángel

Vocación, risa, calidez

En un principio no quiere que le saquemos una foto. Si hay algo que Ángel respeta y custodia es su trabajo. Un trabajo que es “como el de un soldado”.

Cuando no está con la guardia alta, disfruta de tomar un café con amigos o comer un asado. “Les recomiendo las parrillas de Cañuelas y Barracas: cualquiera viene bien”. Es un fanático de las plazas: “La que está frente a la Facultad de Derecho me gusta mucho”. Cuando nos estamos por ir concede la foto, pero “desde lejos”. No abandona su guardia.

Créditos : Bárbara McCluskey, Malena Villaverde, Manuela Bruno.

 

 

Foto de portada: Alumnos de Nuevas Tecnologías.