Los mercados reaccionaron positivamente tras las elecciones.

En la primera jornada después de las elecciones legislativas, que le dieron un amplio triunfo al gobierno de Mauricio Macri, se reflejó la buena recepción de los mercados al resultado electoral.

El dólar perdió 8 centavos, el riesgo país cerró en el nivel más bajo en 10 años, el índice Merval subió 2,98% y en Wall Street, las acciones de las empresas argentinas llegaron a trepar hasta 7%.

El riesgo país se basa en un índice elaborado por la banca J.P. Morgan que mide el diferencial de tasa de los bonos del Tesoro de los EE.UU. con los demás países. El indicador es clave para la Argentina porque su evolución determina cuál es el nivel de tasa que el país deberá pagar para colocar deuda. Algo similar ocurre con Moody’s, la agencia de calificación de riesgo que realiza investigaciones y análisis de las entidades comerciales y gubernamentales, la cual respaldó el triunfo electoral del domingo.

El resultado de las elecciones legislativas ha tenido impacto positivo en Wall Street ya que el mundo de las finanzas entiende que ha sido ratificado el rumbo que inauguró el gobierno de Mauricio Macri tras 12 años de kirchnerismo. Esta “ola de optimismo” se debe a que el oficialismo tiene el camino más libre para impulsar las reformas necesarias para la apertura y el desarrollo económico.

Pero, ¿cuál es la implicancia práctica más palpable de esto en el corto plazo? La ventana de oportunidad.

El economista británico y profesor de la Universidad de Chicago, James A. Robinson en su libro Why Nations Fail: The Origins of Power, Prosperity, and Poverty señala que las instituciones son importantes para el desarrollo de los países porque allanan el camino para la inversión y la disminuicón de la pobreza. Y que muchas veces, en la historia de las naciones, se abren ventanas de oportunidad para llevar a cabo esos cambios.

La Argentina está frente a una ventana de oportunidad, y promete una mejora en lo que los economistas llaman ‘sostenibilidad’ del crecimiento, esto es, evitar que la economía suba un año, caiga el otro, se recupere el siguiente y así.

Las “macrinomics” se basan específicamente en las reformas de impacto institucional, se habla de la tributaria, el blanqueo laboral, la nueva ley de Mercado de Capitales y la de Defensa de la Competencia. Es muy temprano para analizar las expectativas y consecuencias de éstas, teniendo en cuenta que algunas de ellas ni siquiera están presentadas como proyectos formales.

Por otro lado Germán Fermo, director de Macro Finance y de la maestría en finanzas de la UTDT sostuvo en una nota a Clarín que “En el corto plazo quizá, el resultado electoral de hoy ya esté descontado, pero para el largo plazo todavía hay un camino por recorrer muy rentable.”

Sea en el largo o en el corto plazo, lo cierto es que hoy el mercado está en orden y que es de esperar una mejora general de la economía  argentina de la mano de una valorización de la moneda y de la inversión extranjera.

Foto de portada: ..