Sí, ya lo escuchamos como un tango más. Lo más increíble quizás de todo es que ya pasa a ser algo normal, y cuando algo pasa a ser normal es porque a alguien le cuaja, le conviene. Los medios se ocupan de que nos enteremos de la noticia, pero es que ya no es noticia sino un epígrafe. Ya se vuelve algo cotidiano.

¿A que voy con todo esto? Bueno, Claudia Georgina Añez Cativa fue encontrada tirada en un pasillo de la villa 31, drogada sin conciencia de donde estaba.

Todo empezó 12 días antes. Claudia, de 18 años llego a Buenos Aires con la esperanza de encontrar trabajo. Le habían prometido que llegaría a Buenos Aires y que una agencia de modelos la contrataría. Cuando llega a Retiro, desaparece. Pero no desaparece por unas horas (que tampoco califica como tiempo valido), sino 12 días. Acá es donde quiero frenar. Seguramente muchxs pensaran “y bueno flaca que te pensás o sea te tomas un bondi a Buenos Aires porque te van a dar un laburo de modelo, sos una pelotuda, la culpa es tuya”. Este, ESTE es el problema.

Volviendo a nombrar a los medios de comunicación, bueno, esta es la reacción que generan en quien sea que lea las noticias. Una mina del interior que fue muy boluda al creerse que realmente iba a conseguir un trabajo de modelo en Buenos Aires sin conocer ni siquiera con quien estaba hablando. Lo peor, es que se encargan de
remarcar eso detalladamente. Desaparecida 12 horas, chica del interior, drogada, villa 31. Listo. No hay más que hablar, pasemos la página. Como han logrado monopolizar el pensamiento colectivo.

Creo que, si le cuento esto a alguien la primera respuesta sería “y, no se puede pensar que de verdad era cierto, es una inocente, tiene que ser más precavida”. No, no tiene que ser más precavida, la raíz del problema tiene que cambiar. Tenemxs que girar 180 grados y mirar desde otro ángulo. Claudia podría haber sido cualquiera, Juana, María, Isabel, Julia. ¿Cómo puede ser que ya se hayan normalizado tanto las cosas como para no sorprenderse de encontrar a una joven de 18 años tirada en un pasillo de la villa 31, desaparecida 12 días, drogada y abusada?

¿Hasta qué punto vamos a llegar? ¿Agradecer porque no la mataron? ¿Qué es eso? ¿Cómo? No, esto no es normal. No es normal ni culpa de la víctima. ¿Nadie dice “qué barbaridad estos tipos que se la llevaron y abusaron de ella 12 días”? “¿Algo acá está mal?” Pará. ¿Esta chica se tomó un bondi buscando esperanza y progreso y todo lo que encontró fue un calvario de situaciones inimaginables opuestas a lo que venía a buscar? Si, sí, porque eso es lo que nos pasa. Nos culpan a nosotras de una sociedad caníbal. La víctima termina siendo el victimario. ¿Alguien se va acordar de Claudia?

No sé cómo hacen los medios, pero siempre somos nosotras las putas que nos la buscábamos. Y que increíble que yo este acá escribiendo, otra vez, cuando mañana, ayer y hoy esto sigue, seguía y siguió pasando.

Foto de portada: ..