En medio de tantos acontecimientos de la actualidad que acaparan nuestra atención , y también como un recreo a nuestra mente de todo lo que se refiere a la cursada, materias y parciales, me pareció linda la idea de compartir información sobre los orígenes, la visión y la evolución de una compañía internacional que redefinió por completo el formato tradicional de la industria en la que opera y que, desde entonces, le ha ido excelente.

Cirque du Soleil fue fundada en 1984 en Baie-Saint-Paul, ciudad de la provincia de Quebec en Canadá por un grupo de artistas callejeros, entre los cuales se encontraba Guy Laliberté, fundador y actual director ejecutivo de la compañía. Desde su nacimiento ha logrado en 20 años ingresos que a Ringling Bros. y Barnum & Bailey – principales circos del mundo – les tomó más de un siglo alcanzar.

Ya en aquellos tiempos el negocio del circo estaba en decadencia como consecuencia de eventos deportivos, la televisión y juegos de video como la PlayStation que captaban cada vez más la atención de niños —principal audiencia de los circos—, y estaban ocupando el espacio del sector cirquense como forma alternativa de entretenimiento. Además, debido al rechazo creciente al uso de animales para los actos y diversión de las personas, impulsado por los grupos que defendían los derechos de los animales, el sector fue fuertemente golpeado desde entonces por audiencias decrecientes y costos crecientes.

Entonces, ¿cómo lo hizo Cirque?

Para entender mejor la respuesta a esta pregunta y adentrarnos en la maravillosa performance que tuvo la compañía desde su creación, es de mucha utilidad conocer dos definiciones (acá me pongo un poco teórica) que tienen gran relevancia en el mundo de las empresas al momento de definir las estrategias y quizás alguno ya conoce. Me refiero a los océanos rojos y azules:

  • Los océanos rojos representan todos los sectores del mercado que existen y son conocidos y ocupados; donde las fronteras del sector están definidas y aceptadas y las reglas competitivas también; las empresas que compiten dentro de ellos intentan derrotar a la competencia para apoderarse de una mayor porción del mercado y explotar la demanda existente; a medida que más empresas hay en un sector, las oportunidades de utilidad y crecimiento se reducen; y las empresas escogen enfocarse en el valor o en el costo.
  • Los océanos azules representan los sectores que no existen hoy, el espacio desconocido del mercado y por lo tanto no contaminado por la competencia; en ellos la demanda se crea y no se disputa; la competencia se hace irrelevante; hay abundancia de oportunidades para el crecimiento rentable y rápido; y las empresas rechazan el principio de la estrategia convencional de optar entre valor y costo. En los océanos azules, las empresas exitosas persiguen la diferenciación y el bajo costo en forma simultánea.

Las empresas pueden crear océanos azules de dos maneras: la primera es que den lugar a industrias completamente nuevas – como eBay o el automóvil Ford Modelo T en sus momentos-,  y la segunda es modificando las fronteras de un sector existente creando así, un océano azul dentro de un océano rojo – como fue y es el caso de Cirque du Soleil –, Cirque generó un océano azul nuevo y rentable dentro del océano rojo del sector cirquense.

La empresa descubrió que muchos elementos considerados esenciales para la diversión y emoción del circo eran innecesarios y costosos. Por ejemplo, la mayoría de los circos ofrecía actos con animales, pero Cirque descubrió que el interés por las presentaciones con animales estaba disminuyendo rápidamente debido a la creciente preocupación pública en torno al trato de los animales de circo y su exhibición para el entretenimiento. Por lo tanto, en Cirque, prescindir de los animales presentó una reducción significativa de la carga económica que los gastos en ellos representaban. Los circos no solo gastaban en conseguir los animales, sino también en su entrenamiento, cuidado médico, albergue, seguros y transporte.

Básicamente, Cirque descubrió que el encanto del circo tradicional se reducía a solo tres factores que las personas valoraban: los payasos, la carpa y los actos de acrobacia. Mantuvo a los payasos, aunque variando su humor a un estilo más sofisticado; mantuvo a la carpa, pero dándole más glamur y teniendo siempre presente que la misma continuaba captando la magia del circo más que cualquier otra cosa. La diseñó como una estructura más sólida y maravillosa ofreciendo mayor nivel de comodidad para la audiencia. El típico aserrín en el piso y las bancas duras desaparecieron; los acróbatas y otros artistas se mantuvieron, reduciendo sus papeles y dándoles más elegancia a sus actos agregándole un estilo artístico. Los espectáculos ya no estaban pensados para niños sino para adultos capaces de valorar mejor el tipo de espectáculo y dispuestos a pagar precios más altos para disfrutar una experiencia más satisfactoria.

Entonces, mientras eliminaba elementos del circo tradicional, introducía nuevos extraídos del teatro e inspirados en él.

A diferencia de los circos tradicionales que presentaban una serie de actos no relacionados entre si, cada creación de Cirque se asemeja a una presentación teatral, en el sentido de poseer un tema y una trama. Cada tema aporta armonía y un elemento intelectual y al igual que las producciones de Broadway, cada presentación posee una partitura musical original, que acompaña la presentación, iluminación y secuencia de los actos. Las producciones incluyen danzas abstractas y espirituales combinadas con acrobacias del más alto nivel de complejidad, una idea recogida del teatro y el ballet.

Cirque redefinió el problema en sí, ofreciendo a las personas la diversión y emoción del circo y la sofisticación intelectual y riqueza artística del teatro. Su magia fue creada mediante una reconstrucción de elementos extraídos del circo, del teatro, del ballet, de la ópera y el arte y al final, Cirque no es ninguna de ellas y es un poco de todas.

“Lo que hace diferente al Cirque du Soleil es el mensaje detrás de cada uno de sus espectáculos. No sólo es entretenimiento, es un mensaje que tiene que ver con la vida y lo que la haría más justa. La humanidad, eso es lo que hace diferente al Cirque du Soleil.”

Franco Dragone, director de 10 espectáculos del Cirque du Soleil.

Foto de portada: Yelp Inc. .