La violencia social se nos está haciendo incontrolable. Lo que te pido es que intentes, por dos minutos, ver esto como un fenómeno a nivel social, más allá de lo político. Te lo pido como la piba de 20 años que soy, aunque sé que, como muchos, vas a pensar que le estoy errando.

Hannah Arendt dice que la mayor limitación de la política es la violencia. Simplemente, porque es la anti-política, el no diálogo. Es ese sentimiento – que conocemos todos – de cansarse de conversar e irse a las manos, el que nos está dominando. Y ahí está el problema: nos cansamos de escucharnos, no nos dimos más chances.

Y no, no me refiero nada más a los que estaban en la protesta del viernes, no es otro artículo hablando de las pintadas del Cabildo. Es más, lo que menos quiero es que me tildes de macrista o K.

Hablo de los encapuchados de la protesta, pero también hablo del que estaba twitteando que eran unos “negros de mierda”. Hablo del que fue y cantó “Macri basura vos sos la dictadura”, pero también del que difundió los videos de Babby Etchecopar por WhatsApp. La violencia está de los dos lados, aceptémoslo.

Esto no es una dictadura, ¿por qué parece que hay algunos que buscan mostrarlo como tal? No es Venezuela ni el “Proceso de Reorganización Nacional”. Es más, parece que toda la violencia política que sufrimos como país – que fue demasiada – de la nada nos la olvidamos, el orgullo ante todo ¿no? Parece que estamos haciendo un mal uso de la libertad de expresión que tenemos por vivir en una democracia.

Arendt dijo que la violencia era anti-política, pero la convertimos en lo más político del país. Capaz pensás que soy una millenial boba que no vivió las bombas de los montoneros, que no sabe lo que es tener hambre culpa del ajuste brutal, que no sabe lo que es pagar los impuestos para ver cómo destruyen todo… Te juro que no, no sé lo que es. Pero sé lo que es (tratar de) opinar y, por no patrocinar la violencia – de cualquiera de los dos bandos –, ser desacreditada.

mamá, entiendo tu bronca. Pero postear cosas cargadas de odio en las redes no suma nada, solo resta.

amor, sus argumentos se caen al momento que tiran piedras a la policía. Pero los nuestros corren la misma suerte si seguimos actuando así.

Santiago, quiero que aparezcas vivo. Pero una marcha con bombas molotov no es –ni en pedo– la manera.

 

Foto de portada: luzencor. .