Esperar con ansias a que llegue ese miércoles o ese viernes a las 16:45, cuando nos juntamos abajo del puente 5 para pasarla bien, para ayudar, charlar con gente de la facultad, hacer algo para que el mundo cambie. Eso es apoyo escolar.

Llegamos y los niños corren para darnos un abrazo, ese que nos llena el alma, que hace que nos olvidemos de todo lo malo, que deja el estrés de la facultad en un segundo plano.

Después de todo el amor que nos dan, cada voluntario va con un chico. ¿Te gusta la matemática? ¿Te gusta el francés? ¿Sociales? ¿Biología?

Elegís al chico que tenga que estudiar lo que a vos más te gusta. Tal vez tienen tarea, capaz están aprendiendo a leer, o a escribir. A veces tienen que repasar para alguna prueba. Cada uno con su carpeta empieza a trabajar en equipo.

¿No podés ayudarlo? ¿Te olvidaste cómo dividir sin calculadora como me pasó a mí? No te preocupes, los demás te van a ayudar: los de la facultad, Malena u otros chicos que van a recibir apoyo. A veces aprende más uno, que va a dar apoyo, que los chicos que lo reciben.

Malena… Una profesora, una educadora, una mujer paciente, un ejemplo a seguir. Coordinadora del apoyo escolar, es nuestra guía cuando no sabemos qué hacer y mentora para muchos chicos de la villa 31. Ella va a saber exactamente cómo ayudarte cuando tengas algún problema, así que no te preocupes si no te sale algo o tenes dudas, ella está siempre a nuestra disposición.

Yo sé que ves gente en la calle y te duele. Yo sé que capaz no querés darle plata. Yo sé que tenés mucho que estudiar. Pero también sé que querés que el mundo cambie, que el país mejore, y aunque no lo creas, vos podés lograrlo. Sí. Vos. Un chico/a de 17, 20, 25 años, vos que pensas que no podés ayudar a estudiar a nadie porque ni vos sabés cómo hacerlo, que pensas que sos demasiado chico como para enseñar, que no te animás a ir porque no conoces a nadie. Te aseguro que una vez que vayas, no vas a poder dejar de ir. Faltás una vez, y realmente sentís que tu semana no está completa. Te falta ese abrazo del nene que ayudaste, ese “Gracias seño”, el  “Gracias, de verdad, los quiero mucho” de Male, esos viajes en tren, en subte, hablando con gente de la facultad, conociendo a los de intercambio.

Una alumna de la Di Tella, que está a punto de recibirse de abogada, fue premiada por un programa llamado “Young Leaders of the Americas Initiative” y va a viajar a los Estados Unidos para capacitarse y seguir ayudando a otras personas en otros lugares. Qué orgullo que represente a Argentina y a la actividad que se lleva a cabo de la mano de nuestra facultad. Es un incentivo para todos los que participamos de apoyo escolar, poder llegar, algún día, a hacer algo así de grande. Viajar a Estados Unidos, conocer gente de todos lados de América, poder ayudar a personas de otras regiones, aprender herramientas que después sirvan para que otros que no tienen muchas oportunidades puedan avanzar. Entre muchos chicos de todos los países de América fue seleccionada, luego de presentar el proyecto de apoyo escolar en la villa 31. Presentó este proyecto como una forma fundamental de ayudar a estos chicos que están en situaciones vulnerables y conectar personas de realidades distintas. Tatiana Podliszewski, o Tati, como le decimos nosotros, mostró su interés en formar una sociedad sin que haya personas marginadas, sin diferencias, sin discriminación, buscando la inclusión de esta gente que vive en la villa.

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar. Pero el mar sería menos si le faltara una gota”. Una frase de la Santa Madre Teresa de Calcuta que resume lo que es apoyo escolar. Capaz ese nene al que ayudaste va a seguir viviendo en la villa, tal vez no termine su tarea, a lo mejor ese chiquito va a seguir siendo pobre pero, aunque no lo creas, realmente, estás ayudando a que el mundo cambie. La educación es la clave. Sin educación, la gente de la villa tiene pocas posibilidades de salir de ahí, de vivir mejor. Pero con educación tienen posibilidades, y esas posibilidades se multiplican gracias al granito de arena que aportamos con el apoyo. A veces la escuela no es suficiente, a veces los chicos necesitan una ayuda extra. Para eso estamos nosotros, para poder, de la mano con la escuela, ayudar a que muchos chicos pasen de año, terminen la primaria, se egresen del secundario y, de esta forma, tengan la posibilidad de conseguir un mejor trabajo, o mejor aún, que puedan ingresar a la facultad.

Foto por Steven S. Flickr

Foto de portada: .