Oriente Medio es hace ya 5 años la región más conflictiva del mundo, con muchas facciones religiosas y étnicas combatiendo por conseguir el poder económico y político en la región en la cual convergen los intereses de las potencias más poderosas del mundo. Dentro de esta región, secuentran los kurdos: el mayor pueblo sin Estado, debido a que el acuerdo Sykes-Picot (1916) que prometía otorgarles un Estado en la región del Kurdistán nunca se cumplió. Por eso, este pueblo con aproximadamente 40 millones de personas repartidas en Irak, Siria y Turquía lucha por lograr su independencia. Ganó protagonismo en este último tiempo y su lucha se volvió importante para la geopolítica de la región.

¿A qué se debe esto? Simple: son los únicos que, efectivamente, se enfrentaron al Estado Islámico para proteger sus tierras, desde que este temible grupo terrorista se hizo con grandes porciones de territorio en Irak y Siria. En este último, se involucraron activamente en 2013, las milicias YPG (Unidades de Protección Popular), tomaron grandes territorios, no solamente del Estado Islámico, también del presidente Bashar Al-Assad. Esto los llevo a aumentar su poder. Consiguieron controlar gran parte de la frontera con Turquía, que tiene un conflicto armado de más de 40 años y 40.000 muertos con el partido de los trabajadores del Kurdistán, el PKK, en Turquía. Los kurdos sirios al ver la inestabilidad del gobierno de Assad, buscaron en este último tiempo tomar el mismo camino que sus hermanos iraquíes: la autonomía de gobierno, lo que llevó a los turcos a bombardearlos ferozmente durante todo este año, pero estos no pararon. Habrá que ver si se cumple este primer paso hacia la independencia. Dependerá de cómo consigan frenar a Turquía y sus bombardeos, a los terroristas y a las tropas del gobierno sirio.

En Irak la situación es diferente, los kurdos controlan una región montañosa al norte que es semiautónoma del gobierno iraquí. Sus soldados llamados peshmergas también lograron notables victorias y avances contra el Estado Islámico, que los llevó a recibir ayuda militar y económica de varias potencias del mundo. Esto los hizo considerar la independencia, por esto el gobierno realizó una encuesta para verificar si tiene el apoyo del pueblo para realizar el referéndum a fin de año, con un 82,8% de los votos afirmativos se está más cerca que nunca de cumplir el sueño independentista. El presidente Masud Barzani afirmó que están maduros para la independencia y que las fronteras que fueron dibujadas por la fuerza no deben ser mantenidas, en referencia al acuerdo Sykes-Picot.

Por último, la facción más conflictiva y problemática: los kurdos turcos, estos que viven dentro de un país mucho más estable que Siria e Irak y una de las potencias de la región, tienen un camino mucho más complicado si quieren conseguir la independencia. El conflicto entre el gobierno turco y el PKK, un partido de tendencia marxista, comenzó en 1978 y cobró la vida de más de 45.000 personas. Se comenzó a negociar un alto el fuego en 2012 que suponía el fin del conflicto de forma temporal. Sin embargo, debido al avance de los kurdos en Irak y en Siria con la batalla de Kobane, el gobierno turco, temiendo que las ideas revolucionarias independentistas kurdas reaparecieran, empezó una feroz ofensiva contra regiones Kurdas, en julio de 2015, en Turquía y Siria, con la que comparte frontera al Sur. Esto supone una escalada en el conflicto y un alejamiento de la posibilidad de independencia.

Por lo tanto, teniendo en cuenta estos distintos escenarios en Siria, Irak y Turquía podemos decir que las posibilidades de una independencia son variadas, posibles en Irak y Siria y poco probables en Turquía.  Lo que todavía no se ha tenido en cuenta, es la rispidez que existe entre los líderes de las 3 facciones kurdas en cuestión. Los kurdos sirios y turcos son aliados históricos, aunque no tienen buenas relaciones con los kurdos iraquíes, lo que complicaría un utópico Kurdistán unificado, algo muy lejano todavía. Este es uno de los tantos conflictos en Medio Oriente que es de difícil resolución, dado los intereses repartidos de las diferentes potencias, no se logra un avance. Sin embargo, los kurdos están cada vez más cerca de lograr su ansiada independencia, pero faltan todavía algunos elementos.

Foto por Kurdishstruggle en Flickr

Foto de portada: .